Análisis: The Pathless

Cuando Thatgamecompany lanzó Journey en 2012, tuvo un gran impacto en la industria. Con una excelencia artística innegable, la pequeña obra indie se alzó con múltiples reconocimientos. Cuando una obra triunfa de tal modo, es inevitable que surjan inspiraciones y homenajes. En algunos casos trataron de imitar ese mimo artístico, en otros, tomaron un enfoque de “experiencia interactiva” más que de videojuego propiamente dicho. En esta tesitura, el pequeño estudio Giant Squid lanzó en 2016 Abzu, el cual podía calificarse básicamente como “Journey bajo el agua”. Pese a que la inspiración era clara y no se escondía en ningún momento, lograron una obra bastante interesante, aunque no llegase a las cotas de su principal referencia. Desde entonces, el estudio continuó trabajando en esa misma línea de foco artístico al presentar el juego que nos ocupa, The Pathless.

Inicialmente planeado para lanzarse en 2019, llegó finalmente al mercado a finales de 2020 distribuido por Annapurna, en un conjunto de plataformas algo atípico. Además de ser uno de los juegos de la ventana de lanzamiento de Playstation 5, se convirtió en una de las principales referencias del servicio de suscripción Apple Arcade, el cual cubre iPhone, iPad, ordenadores Mac y Apple TV. En cuanto a su lanzamiento en PC, corrió a cargo de Epic Games en su siempre polémica tienda. Sin duda, no es el mejor contexto para llegar a un amplio número de personas, pero, sin duda, los que decidan apostar por él difícilmente van a salir insatisfechos. Aunque Giant Squid no termine de despegarse de cierta sensación de exceso de inspiración en juegos de terceros y tenga mecánicas mejorables, con The Pathless logran evidenciar su madurez como estudio, creando un juego de exploración y puzles ameno, artísticamente excelente, y con interesantes moralejas.

Sigue leyendo «Análisis: The Pathless»

Artículo: El nacimiento de Apple Arcade

ARTICULO APPLE ARCADE.fw

El panorama de la competencia en el mercado de los videojuegos está evolucionando enormemente en los últimos años. La época actual es probablemente el momento donde resulta más accesible acceder a una ingente cantidad, variedad y calidad de obras. Grandes gigantes tecnológicos como Amazon, Google o Apple están abriendo camino para entrar en una industria que ha estado durante los últimos años dominada por Sony, Nintendo y Microsoft en consolas, y por Valve en el panorama de ordenadores. Sin embargo, no conviene olvidar la existencia de otro segmento que ha ido desplazando a las portátiles y que a día de hoy es, aunque a muchos pueda sonarles extraño, el más rentable de todos, como son los juegos de móvil.

Lejos han quedado los tiempos donde jugar en móviles era tener minijuegos anecdóticos y simples para echar cinco minutos. Prácticamente todas las licencias grandes tienen su contrapartida móvil, y los juegos que dominan este mercado suelen tener dos características principales: son gratuitos, y se sostienen en base a micropagos (ya sea para avanzar en ellos o para eliminar anuncios). Un modelo de negocio enormemente lucrativo que, pese a todo, despierta muchas inquietudes éticas por las implicaciones que tiene. Si bien hay juegos que tienen un modelo balanceado y justo que no obliga a pasar por caja, la norma es encontrar que muchas obras reducen la jugabilidad a una suerte de complemento de todas las mecánicas de pagos, donde el que más invierte (ya sea tiempo o dinero, fundamentalmente desbalanceado hacia esto último) es el que gana. De este modelo, por supuesto, tomaron nota las grandes desarrolladoras, y es por ello que hoy las lootboxes, los micropagos estéticos o los parches de contenido gratuito proliferan también fuera del entorno móvil.

Sigue leyendo «Artículo: El nacimiento de Apple Arcade»