Análisis: Kingdom Hearts Final Mix

Cuando Kingdom Hearts llegó a mi vida en el año 2002, una sombra de duda cruzó mi entonces infantil cabeza. ¿Un juego de rol con personajes de Disney? ¡Eso era una total locura! No podía funcionar, sin duda me había equivocado eligiendo ese juego. Disney era el adalid de las historias felices, sencillas y coloridas, y era imposible que se pudiese juntar con el maduro y complejo mundo de Final Fantasy con efectividad. Probablemente alguien en Squaresoft pensó exactamente esto mismo cuando Nomura presentó los primeros bocetos, con ese Sora parecido a un león, o existieron reuniones con la compañía del famoso ratón animado para unir los dos universos.

Nomura tuvo el valor de proponer esa idea que podía parecer tan absurda a Sakaguchi y Hashimoto. Uno, el gran jefe, el padre de Final Fantasy. Otro, una de las figuras de la actual Square Enix. Se dice que Disney exigía que Donald fuese el protagonista, y Squaresoft quería a Mickey. La solución final pasó por una vía neutra, un nuevo plantel de personajes integrado en medio de ambos universos, protagonizando la mágica historia. Ya entonces la idea iba a ser mucho más ambiciosa de lo que parecía.

Sigue leyendo «Análisis: Kingdom Hearts Final Mix»