Análisis: Fire Emblem Warriors

analisis fe warriors.fw

De un tiempo a esta parte, Nintendo ha cambiado su filosofía de colaboración con compañías externas, multiplicándose las presencias de sus licencias en manos de terceros. Si bien es algo que lleva ocurriendo años (por ejemplo, Minish Cap en GBA, desarrollado por Capcom) recientemente se ha visto un impulso a esta política, traducida en cosas tan impensables como un videojuego de Mario desarrollado por Ubisoft, una compañía occidental. Fruto de esta política también surgió en la pasada generación Hyrule Warriors, una mezcla del universo The Legend of Zelda con el concepto “musou” de enfrentar a personajes contra ejércitos innumerables en un estilo hack´n slash, el cual Omega Force ha convertido básicamente en su especialidad. Desde el surgimiento de ese spin-off, resultaba evidente que Fire Emblem era una licencia idónea para el concepto, y, aunque se hizo de rogar, por fin está entre nosotros.

Fire Emblem es una franquicia que en los últimos años ha pasado del ostracismo más absoluto, siendo esencialmente una saga nicho dentro de Nintendo, a ser uno de sus principales activos en ventas, crítica y popularidad, incluso logrando la suficiente relevancia para recibir spin-offs, como la colaboración Tokyo Mirage Sessions#Fe con Atlus o el “gatcha” de móviles Fire Emblem Heroes. Gran parte de la culpa de este renacimiento la tienen Fire Emblem Awakening y Fates, las dos entregas más recientes de Nintendo 3DS, que adaptaron la fórmula a un público más amplio —para bien y para mal—. Warriors, en esencia, ofrece exactamente lo que podemos imaginar de un juego musou de Omega Force, y para quien sea conocedor de este concepto, probablemente ya de partida puede reconocer sus principales virtudes (jugabilidad directa y arcade, toques estratégicos y una tendencia al exageración) y defectos (su extrema repetitividad y sus picos aleatorios de dificultad).

Sigue leyendo “Análisis: Fire Emblem Warriors”

Análisis: Dragon Quest Heroes

analisis dq heroes

La franquicia Dragon Quest no necesita presentación, especialmente en Japón, donde es una institución. Prácticamente la franquicia creadora de las bases sobre las que se asienta cualquier JRPG, está considerada como un auténtico símbolo en el país del Sol Naciente, siendo absolutamente demoledora en ventas desde los tiempos de NES hasta hoy, marcándose el presente año como el 30º aniversario desde la llegada del primer juego, una aventura JRPG que nos ponía en el papel de Edrick en busca de derrotar a un peligroso dragón.

Sin embargo, pese a esta consideración de culto en su país de origen, lo cierto es que las internadas de Dragon Quest en occidente no han sido del todo afortunadas, siendo quizá su octava entrega, desarrollada por Level 5, la que gozó de mayor popularidad y ventas. Sin embargo, otros lanzamientos, como sus spin-offs (DQ Monsters, Rocket Slime…) las entregas principales como el excepcional Dragon Warrior VII de PSX o los ports de la trilogía de Zenithia para NDS (de la 4º a la 6º extrega), no gozaron de las mismas ventas, y la franquicia cayó en una especie de ostracismo en la que todo lo que ha venido lanzándose para ella, como ilustré en un artículo anterior, se había quedado en Japón.

Sigue leyendo “Análisis: Dragon Quest Heroes”

Artículo: La Herencia de los Tres Reinos

articulo tres reinos

(Artículo publicado originalmente como colaboración en Otakufreaks)

Quizá recordaréis un artículo que realicé hace tiempo para esta misma web, en el cual realizaba un extenso repaso acerca de todas las manifestaciones culturales que había dado de sí la obra literaria china Viaje al Oeste, centrándome, evidentemente, en los videojuegos. Considerada una de las cuatro grandes obras del país asiático, sirvió como referencia a proyectos conocidos por todos nosotros, como el mítico anime Dragon Ball y todas sus adaptaciones, u otros videojuegos menos conocidos como Saiyuki: Journey West o el reciente Enslaved, pasando por adaptaciones teatrales, CDs de música, películas…

Ya en aquel texto mencionaba que quizá no era la más conocida de las cuatro grandes obras de la literatura china (siendo las otras dos A la orilla del agua y Sueños del Pabellón Rojo), puesto que El Romance de los Tres Reinos había gozado de muchísima más exposición en la cultura videojueguil, tanto en cantidad como calidad de videojuegos, especialmente gracias a la compañía Koei Tecmo. Es difícil decir que una de ellas sea superior en algo a las demás dada la excelencia de todas, pero quizá el Romance sea la que más calado ha tenido.

Sigue leyendo “Artículo: La Herencia de los Tres Reinos”