Análisis: Sonic Generations

Nuevo análisis de los previstos para este mes, en ésta ocasión para un personaje que ha sido muy recurrente en el blog, sobretodo en el año 2010 cuando inició Simplemente Sonic, el recopilatorio de sus juegos que aún sigue teniendo hoy pendientes un par de entradillas que haré el año que viene. Sonic es un icono de los videojuegos, adalid de esa edad dorada que fueron los 16 bits, donde SNES y Megadrive nos brindaron un espectáculo en forma de juegos que difícilmente se repetirá algún día.

Pero el tiempo pasa, para unos mejor que para otros. En el caso de Sonic, la caída de Sega como desarrolladora de hardware hizo sin duda que cayera en desgracia. Parecía que el Sonic Team había perdido la pasión por lo que hacían. Sonic Heroes inició una tendencia que alcanzó con Sonic 2006 su punto más bajo, con ciertos destellos de por medio. La saga caminaba entre el suficiente y el notable, sin recuperar el brillo de antaño que la puso a la par con Super Mario Bros.

Pero Sonic Team consiguió dar con la tecla en el buen Sonic Unleashed. Ahí, a pesar de que no era un juego totalmente redondo, pudimos empezar a ver cómo se podía volver a la senda correcta. Posteriormente, Sonic Colors significó, junto a Sonic 4, la ruptura de un ciclo recurrente de hype y decepción que había ocurrido siempre con los juegos del erizo. Y el tiempo pasó, y Sonic cumple 20 años recuperando las sensaciones de una mejor época pasada. Y es que este Sonic Generations es un homenaje bastante noble a la figura del erizo. No es absolutamente perfecto, pero sí es bastante para lo que merece su figura. Un juego que consigue decir bien alto que Sonic ha vuelto. ¿Cuales son sus virtudes? Descúbrelo en el análisis.

Sigue leyendo «Análisis: Sonic Generations»