Análisis: Dex Enhanced Edition


analisis dex

La desarrolladora Dreadlocks probablemente le sea desconocida a la inmensa mayoría de los jugadores. Este pequeño estudio afincado en Praga (República Checa) vio la luz en el año 2011, y son los creadores del videojuego de puzzles “Rune Legend”, el cual únicamente vio la luz en la plataforma Windows Phone. A simple vista, podría no diferenciarse de tantos y tantos otros pequeños desarrolladores independientes buscando hacerse un hueco en el mundillo. Sin embargo, las ambiciones del estudio iban mucho más allá de su primera obra, pero también estaban por encima de sus recursos, lo cual les hizo echar la vista hacia Kickstarter presentando una idea: un RPG cyberpunk en dos dimensiones, con un enfoque basado en la historia y ciertas mecánicas de sigilo y combate de la vieja escuela.

La plataforma de crowfunding ha mostrado que todo es posible, desde lo bueno, como el gran éxito de Shovel Knight, a lo malo, como la promesas incumplidas de Mighty nº9. Lo cierto es que Dreadlocks logró su objetivo, recibiendo un total de 30.647 libras por parte de 1930 patrocinadores, y Dex vio la luz en PC en mayo del pasado año, recibiendo unas críticas notablemente positivas, en parte gracias al trabajo del desarrollador en pulir y mejorar un proyecto que tuvo un Early Access para determinados backers, tratando de ofrecer un producto lo más redondo y libre de fallos posible, lo cual ha repercutido en la financiación exitosa de su siguiente proyecto, Ghost Theory, un survival horror en primera persona.

1_dex_city

El éxito de Dex le ha abierto la puerta de nuevos horizontes, llegando en el presente año 2016 a las consolas de nueva generación de la mano de Badland Games. Inicialmente ha visto la luz en PS4 (en formato físico y digital) y Xbox One (solo digital), además de en PC, estando previsto también para Wii U y PSVita, recibiendo en todas ellas la denominación de Dex: Enhanced Version. La coletilla del nombre se justifica en una serie de añadidos importantes respecto a la versión original, como es la posibilidad de guardar manualmente en casi cualquier punto de la partida, mejoras en la interfaz de usuario (muy bien adaptada al control con mando), el ciberespacio y la IA enemiga, logros (ausentes en su lanzamiento original en Steam), localización a otros idiomas, y arreglo de otros pequeños bugs reportados. Todo esto viene de serie en consolas, y ha sido añadido gratuitamente a la versión PC.

Dex nos ponen en la piel de la chica que le da nombre, una joven y acomodada mujer peli-azul que tiene una vida totalmente normal en la futurista urbe de Harbor Prime. Sin embargo, un día, todo comienza a torcerse, ya que, sin previo aviso, unos extraños pretenden entrar en su hogar y secuestrarla. Confusa y desorientada, cuando todo parece perdido, recibe la ayuda de un inesperado aliado: Raycast, uno de los hackers más afamados de la sociedad, responsable de los más grandes asaltos hacker de la historia. Tras retener a los perseguidores, insta a Dex a huir, apenas dejando intuir que tiene algún tipo de capacidad especial que será vital para garantizar un futuro más libre en el mundo.

Así, poco a poco iremos conociendo los entresijos de la megalópolis Harbor Prime, una ciudad con una marcadísima ambientación cyberpunk, con todo lo que caracteriza a este género. Las conspiraciones tecnológicas, los hackers, el control social, la corrupción, la marcada ruptura entre estamentos sociales…todo ello tiene cabida en Dex, que pronto nos desvelará quizá cuál es su mejor carta de presentación y punto fuerte, como es la grandísima calidad de su guion y personajes, responsables absolutos de que el jugador esté constantemente motivado por conocer más de Harbor Prime e involucrarse con sus problemas, así como comprender el papel de Dex en el plan de Raycast. El juego recompensará nuestros esfuerzos y exploración con documentos que enriquecen tanto las misiones como el papel de cada corporación, banda callejera o persona en los acontecimientos de la ciudad.

Dex_20160712180802

Contaremos en todo momento con un diario que muestra todas las tareas, y una misión principal clara en la que podremos centrarnos, ignorando el resto del contenido y acortando la duración, pero hacerlo no solamente incrementa la dificultad al tener peores recursos, sino que hará que nos perdamos la enorme calidad y trabajo que presentan las misiones secundarias del título, las cuales no desmerecen en absoluto ni en variedad, ni en complejidad, ni en calidad de guion o alternativas que ofrecen para superarlas respecto a las principales, consiguiendo además no solo conocer múltiples historias que enriquecerán nuestro conocimiento de la realidad de Harbor Prime y el mundo cyberpunk en el que se inserta, sino que también nos repercutirá en el desarrollo del resto del contenido, ya que nos otorgarán ventajas, experiencia, dinero o incluso el acceso a otras misiones secundarias, así como valiosos trofeos y logros para nuestro perfil, siendo la mayor parte de ellos pertenecientes a este contenido.

Todas estas misiones brillan sin duda por dos cosas: calidad narrativa, y posibilidades de elección. Lo primero depende completamente de sus personajes, tremendamente bien construidos. No se limitan a ser el típico recadero de un juego de rol que te pide cuatro objetos e intercambia dos frases sueltas. Aquí cada uno tiene un trasfondo, una historia previa, una motivación muy marcada para solicitar lo que solicita, y unas intenciones que en ocasiones nos harán cuestionarnos nuestra posición al respecto. Y es que no siempre podremos adoptar la misma aproximación. Y todo ello en perfecto castellano, con una traducción casi siempre a la altura de las circunstancias, salvo errores muy puntuales o un tamaño de fuente muy pequeña en los diálogos (incluso ampliándolo al máximo) lo cual sin duda puede ser un problema en la futura versión de Vita.

Dex_20160709173609

El juego lo deja bien claro en un momento dado: en una sociedad tan hostil y corrupta como la que presenta Dex, no hay lugar para el idealismo, y no siempre se alcanzan finales felices…o no son siquiera convenientes para el bien mayor. Y de nosotros y nuestra moral particular en cada situación depende determinar el desenlace. Todo ello hace que realizar las misiones secundarias deje de ser una tarea tediosa, y en ocasiones hasta resulte más motivante que avanzar en la trama principal. Creo que este tipo de aproximación al contenido secundario, como también hacen The Witcher 3 (dice mucho de Dex poder compararse a tal nombre en algún aspecto dado su origen indie) es la mejor opción para hacerlo atractivo. Coherencia, profundidad y variedad por encima de cantidad y repetición.

Dreadlocks no tiene ningún problema en tratar al jugador como un adulto y, sin ser en ningún momento explícitos, le mostrará a través de sus personajes y las historias que viven realidades típicas de la atmósfera cyberpunk, como la censura en prensa, la corrupción gubernamental, el papel libertador de los hackers en un mundo ultra-conectado, la ilusión del libre albedrío, los entresijos oscuros de la prostitución, los efectos de la caída de una vieja gloria, las consecuencias que hay que afrontar para sobrevivir, los efectos devastadores de las drogas, los peligros de una sociedad informatizada, la perdición de individuos solo por intereses de corporaciones… Y, en gran medida, el devenir de muchas de estas misiones dependerá de nosotros, ya que tendremos la posibilidad de afrontarlas de varias maneras, incluyendo una vía de mero diálogo, que puede evitar tener que abrirse paso a la fuerza, pero requiere que sepamos escoger la opción correcta para cada interlocutor.

Dex_20160709161943

No todos sucumbirán ante el mismo tipo de chantaje emocional, y esto supone que el final de muchas de estas misiones puede variar en cierta medida, lo cual se verá reflejado en el universo del juego. Por ejemplo, si decidimos ayudar a un mendigo en su plan para lograr recursos, luego lo encontraremos en un establecimiento. Podremos arrancar a un esclavo sexual del prostíbulo donde se encuentra, o permitir que se siga haciendo negocio con él (incluso contribuyendo a ello usando sus caros servicios). Podremos colarnos en un barco con un chip de identificación falso, o directamente pirateando las defensas costeras. ¿Entregamos ese paquete robado a su legítimo dueño, o le echamos mano a su contenido?

Aunque el impacto de estas decisiones no es definitivo en el final, lo cierto es que abre cierta variedad y otorga rejugabilidad al título, al plantear muchas alternativas, en ocasiones moralmente antagónicas, lo cual está siempre tremendamente bien escrito, detallado y coherente, aprovechando incluso a algunos personajes de unas misiones a otras de un modo especialmente bien hilado (por ejemplo, un traficante de un bulevar puede vendernos el antídoto para una misión, contarnos un soplo para otra…). Resulta algo negativo que algunos trofeos vayan vinculados a elecciones concretas (como queriendo decir que una es más correcta que las demás), pero nada impide que podamos disfrutar la aventura a nuestro gusto si nos olvidamos de ellos.

Dex, al contrario de lo que suele ser hoy día habitual en el rol occidental, en lugar de apostar por entornos 3D, decide adoptar un diseño de tipo metroidvania, con una serie de zonas relativamente amplias, con varios niveles, secretos… e interconectadas entre sí, con un estilo artístico ligeramente pixelado, algo por encima de los 16 bits, pero soberbiamente detallado en lo referente a los entornos (no tanto en los personajes y la animación de los mismos, algo limitado), en los cuales, si nos fijamos bien, podremos encontrar toda clase de particularidades. Desde animales volando a grafitis representativos de la realidad de esa zona, pasando por un contraste entre neón y miseria, reflejo de las escisiones sociales de Harbor Prime. Superado el impacto inicial, lo cierto es que el concepto funciona bien y no es incompatible con el rol occidental, combinando conceptos de un modo original.

Dex_20160709154813

En lo referente al apartado sonoro, el videojuego de Dreadlocks cuenta con un completo doblaje al inglés en absolutamente todos los diálogos que mantengamos con cualquier personaje, sean de misiones principales o secundarias, lo cual es un detalle loable para una compañía independiente con un presupuesto tan ajustado. Además, la variedad y calidad de las voces es en líneas generales considerable, si bien tiene el pequeño punto negro de que la intensidad de las mismas no es estable, escuchándose algunas bastante más bajas que otras (lo cual puede corregirse en parte desde los ajustes). La banda sonora, sin ser especialmente memorable, sabe adaptarse bien a las situaciones que muestra, y contribuye a enriquecer la atmósfera cyberpunk. Los efectos de sonido si son algo más limitados.

Jugablemente, nos encontramos con una aventura que tiene un marcadísimo componente narrativo y decisional (interactuando con el entorno con el botón triángulo y fundamentalmente a través de diálogos), combinado con un sistema de combate tipo beat´em up clásico (a lo Streets of Rage), mezclado con el uso de armas, sigilo, y la capacidad de hackear terminales para abrirnos paso. Nuestra protagonista podrá ir mejorando conforme cumplamos misiones y derrotemos oponentes, lo cual nos otorga puntos de habilidad a invertir en una serie de ramas: combate cuerpo a cuerpo, uso de armas, hackeo, seguridad, negociación, regateo… hay múltiples posibilidades, aunque si explotamos al máximo el contenido de la aventura no será difícil completar todo el árbol (que no es muy extenso), si bien dependiendo de nuestro estilo de juego puede interesar mejorar unos sobre otros.

La naturaleza metroidvania de Dex no se encuentra solo en el diseño de escenarios, sino también en el hecho de tener que realizar un constante backtracking, viaje rápido incluido, a zonas ya visitadas (incluso a veces tendremos que aprovechar el tiempo bien, ya que no visitaremos algunos niveles dos veces), aprovechando nuevas habilidades obtenidas mediante el árbol de habilidades o una segunda vía, los implantes (una suerte de potenciadores que podremos equipar en un número limitado). De este modo, cerraduras que antes se nos resistían serán desbloqueables al invertir puntos en una rama de habilidades. Ese salto imposible ahora es un juego de niños tras añadir un implante cibernético a nuestras piernas, y si nos centramos en mejorar el carisma, nuestros intentos de resolver diplomáticamente las situaciones tendrán mucho más éxito.

Dex_20160709190241

El sistema de combate del juego quizá sea uno de sus mayores lunares, por varios motivos, aunque estamos ante un planteamiento más que notable acompañando una narrativa sobresaliente. Al principio, como tendremos pocos medios, los combates tendrán una dificultad considerable, y dependeremos solo de nuestros puños y el sigilo básico para afrontarlos. El botón cuadrado (en el caso de PS4, la versión que he jugado) permite realizar un combo sencillo, como ocurría en los beat´em up del pasado, y diversas mejoras nos otorgarán más fuerza de golpe o incluso nuevos movimientos combinando con direcciones del stick, como una patada elevada o un barrido.  Será importante guardar distancias y no golpear a lo loco, ya que los enemigos no se quedarán quietos esperando la muerte y perdemos salud relativamente rápido.

Otra opción, bastante interesante en circunstancias donde nos veamos abrumados, será el uso del sigilo, para lo cual tendremos inicialmente la posibilidad de escondernos en ciertas zonas hasta que los enemigos nos den la espalda, momento en el que podremos estrangularlos con el botón círculo (siempre que no lleven armadura o sean de gran tamaño). Si invertimos las mejoras en los lugares correctos, también podremos hackear sus implantes y atontarlos durante un tiempo, o incluso inhabilitar cámaras que podrían desvelar nuestra presencia o ametrallarnos con sus torretas automáticas. Todo ello nos permitirá tanto conservar nuestra salud como ahorrar munición para los momentos más complicados.

Dex_20160710175202

En referencia a esto último, estamos ante la tercera vía de combate. Contaremos con un reducido grupo de armas, como una pistola básica, una ametralladora, una escopeta, una pistola de dardos o incluso un láser, que tendremos que equipar desde el menú, cuando podremos desenfundar con el botón L2, apuntar con el stick derecho, y disparar con R2. En mi opinión, este sistema se hace un poco tosco y lento, especialmente en momentos donde tenemos que reaccionar rápido y hay varios enemigos a la vez, y la aproximación hackear + sigilo es por mucho la más efectiva. Sin embargo, bien es cierto que las armas de fuego hacen más daño y nos dan la seguridad de la distancia, por lo que, pese a que su control no sea el ideal, son una opción también muy válida.

Como he mencionado, tendremos también la opción de hackear tanto a nuestros enemigos, como una serie de terminales que nos trasladarán a un entorno de ciberespacio, donde Dex pasa a convertirse en un sencillo shoot´em up de naves, donde controlaremos a un nodo de pirateo en el entorno y tendremos que esquivar las amenazas y cortafuegos que nos alejan del objetivo. Aquí, nuestra salud se verá sustituida por el medidor de concentración, el cual se irá agotando si somos golpeados. Si baja a cero, somos expulsados del sistema y sufrimos daño, debiendo recuperar la barra de concentración con objetos. El control de esta nave es muy sencillo: stick para moverse, R2 para el disparo simple, L2 para el ataque especial (se recarga automáticamente) y R1 y L1 son reservados para otros ataques de uso limitado, como escudos u ondas de choque. Podremos piratear nodos y objetos con triángulo en este espacio.

Aquí, encontraremos una serie de amenazas como virus sencillos, otros que invocan más virus, torretas, agujeros negros, vórtices afilados con cuchillas, o troyanos que paralizan a nuestro nodo. Normalmente tendremos que explorar estos entornos a conciencia, e incluso desactivar interruptores para avanzar, descubriendo información que enriquece la misión si nos detenemos a explorar. La escalada de dificultad de estas fases está muy bien medida, y en general son bastante entretenidas de realizar y ofrecen un reto considerable. Cuando hackeamos elementos ajenos a un terminal, el minijuego es el mismo, pero cambiando el espacio por una representación RA del mapa, pudiendo hackear cámaras, enemigos o máquinas a nuestro favor (por ejemplo, hacer que las torretas ataquen a los enemigos).

cyberspace

La exploración es constantemente recompensada en Dex, por lo que conviene explotar el sistema lo más posible, aumentando nuestras capacidades con el árbol de habilidades y los implantes a nuestro favor, ya que ganamos acceso a nuevas zonas constantemente a partir de ellos. Por ejemplo, hay lugares infectados de gas tóxico, y para explorarlos, necesitaremos el implante de respiración. Lo mismo ocurrirá en lugares con cables eléctricos en el suelo, o zonas elevadas. También contaremos con la posibilidad de invertir el dinero conseguido en una serie de objetos, como consumibles que recuperan vida y concentración, objetos potenciadores para el nodo de hackeo, munición para nuestras armas, o incluso chatarra que podremos vender o utilizar en alguna misión secundaria puntual. Es conveniente ir bien abastecido de objetos curativos y munición a las misiones, y saber invertir bien los recursos.

Pese a la riqueza jugable que ofrece el juego, no se oculta en ningún momento que su principal enfoque es la historia, y es donde se evidencia el mayor esfuerzo por encima de los otros elementos. En el resto de variantes se presentan ciertas irregularidades, especialmente con el ya citado control tosco de las armas, y el hecho de que la combinación hackeo de enemigos + sigilo sea mucho más provechosa que un enfrentamiento frontal cuerpo a cuerpo o utilizar armas. También hay, al menos en PS4, un tearing puntual y puntuales congelaciones de frames, quedando el juego a 0 FPS durante un segundo o dos, que a veces pueden ser muy molesto o hasta perjudicar tu partida, por ejemplo, si combates a un enemigo o debes esquivar rápido. Desconozco si esto es algo generalizado, pero en mi caso ha ocurrido.

La variedad de enemigos tampoco es elevada (se dividen generalmente por tamaños o por el hecho de llevar o no armas de fuego), y pese a las mejoras en la IA de la Enhanced Edition, esta aun comete errores como no perseguir a la protagonista cuando la tiene a la vista o quedarse atrancada en ciertos lugares, siendo blancos muy fáciles de derrotar. Pese a ello, como ocurre en las decisiones de las misiones, el juego ofrece todas las alternativas, y los escenarios están construidos para favorecer en ocasiones unas sobre otras (por ejemplo, el hackeo no funcionará con enemigos que no puedes estrangular). El conjunto se completa también con momentos muy puntuales de plataformeo y algún puzle, esencialmente de abrir cajas fuertes.

Dex_20160708181426

Dex es un videojuego, para los estándares del rol occidental, en cierta medida corto. La aventura, intentando cumplir la mayor parte de misiones secundarias y explorando los escenarios con cierto grado de interés, se puede alargar en torno a las 15-18 horas, pudiendo requerirse unas 20 para obtener el platino. Es, no obstante, rejugable, en el sentido de que podemos afrontar otra partida variando nuestras decisiones o realizando las correctas para obtener los trofeos faltantes de la anterior. Teniendo en cuenta que prácticamente la totalidad del contenido que ofrece es provechoso y está bien guionizado y diseñado, alargarlo más innecesariamente podría haberle repercutido negativamente. En cierto modo, creo que la misión principal es algo corta en comparación al total de secundarias pero bien es cierto que para afrontarla con garantías es necesario invertir tiempo en mejorar a Dex. Por último, también hay que destacar que la variedad de escenarios llega un punto que se queda corta, aunque la narrativa logra salvar el tipo y justificar esa reiteración.

Una vez más, hay que destacar, como en el caso de Anima Gate of Memories, las condiciones a las que ha llegado Dex a nuestro país de la mano de Badland Games, en una edición física a precio reducido para PS4 y PC (sería positivo también que en algún momento, si las circunstancias lo permiten, los usuarios de Xbox One puedan disponer de ediciones físicas de estos juegos de calidad) que incluye manual, banda sonora, y un DLC gratuito (también disponible en PC) que añade tres trajes que alteran las habilidades de la protagonista en ciertas áreas, no lanzados en la obra original de 2015. Como ya se ha destacado antes, se han encargado de localizar el videojuego al castellano y, junto a otras propuestas como el citado Anima o The Technomancer, afianzan su apuesta por el rol occidental.

e9029c481d84815c77706610f11af8af6bdb64f793124bd02b70a8da2871d90f

En definitiva, Dex es un videojuego que nació sin muchas pretensiones, de una desarrolladora novel y humilde como Dreadlocks (apenas tiene 5 años de existencia), ofreciendo todo lo que se puede esperar de un buen juego de rol occidental: una narrativa impecable, unos personajes con motivaciones creíbles y claras, una alta fidelidad a los preceptos del cyberpunk, aproximándose a ellos de una forma realista y coherentemente escrita, giros de guion y, quizá lo más destacable, una calidad increíble en sus misiones secundarias, haciendo que dejen de ser un complemento mal diseñado de lo principal, como ocurre en muchos otros juegos, y otorgándoles un papel que motiva a realizarlas. En cierta medida, da algunas lecciones a toda una gigante como Bioware de como el contenido secundario puede ser relevante sin ser reiterativo, y como otorgar al jugador la sensación de que sus decisiones, como ocurría en viejas obras como Baldur´s Gate o especialmente Planescape Torment, importan a cada momento y tienen un efecto en cómo resuelve las situaciones.

Esta obra indie no se limita a ser meramente narrativa, presentando un diseño de juego tipo metroidvania en un entorno 2D pixelado, con un trabajo artístico soberbio, y bebiendo de este tipo de juegos en el sentido de que la mejora constante de las capacidades del personaje y el backtracking se hacen necesarios para sacar el máximo partido a la aventura. El talón de Aquiles de Dex es quizá el control de las armas de fuego, un poco tosco e impreciso, y la sensación de que la IA y la variedad de enemigos no están a la altura en algunos momentos, así como pequeños bugs puntuales (como la citada congelación de frames o el tearing) o las pobres animaciones de personajes que, pese a todo, no minan el atractivo de un videojuego que probablemente, por su perfil indie, pase desapercibido a mucha gente. Sin embargo, creo que, especialmente para los amantes del rol occidental, el cyberpunk y las buenas historias, es sin duda una apuesta imprescindible, y más aún por su gran relación calidad/precio.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.

Análisis realizado a partir de la versión PS4. Código de descarga proporcionado por Badland Games.

Anuncios

Acerca de adx94

19. Estudiante de 2° de psicología en la UAL. Autor de la novela Memorias de un Oscuro Deseo y el blog Hobbie Street. Moderador de @MeriStation Ver todas las entradas de adx94

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: