Análisis: A Plague Tale Innocence

analisis plague tale.fw

A veces, los grandes juegos pueden surgir de donde menos se espera. Asobo Studio, unos desarrolladores franceses con más de una década a sus espaldas en la industria, apenas eran un nombre reseñable a la hora de hablar de grandes proyectos. Su historial se ve conformado por juegos licenciados de algunas películas, proyectos para Kinect y algunos trabajos de apoyo y remasterización en juegos como The Crew y Disneyland Adventures. También son los creadores del juego de conducción Fuel, el cual contaba con un mapa de increíbles dimensiones. Pero, en definitiva, no podían compararse a estudios de los considerados ya no únicamente AAA, sino también de esa clase media de juegos que en la generación que esta próxima a terminar tan poca presencia ha tenido por el incremento del coste de desarrollo.

A Plague Tale Innocence es, además, una obra totalmente distinta a lo que venían desarrollando en el pasado, más cercana a un tipo de producción como Hellblade o el enfoque más cinematográfico de Sony que a sus antiguos trabajos más coloridos y amigables. Pero ello no ha sido impedimento para que Asobo Studio haya firmado una experiencia sobresaliente, con una dirección artística soberbia y un enfoque inclinado a la narrativa y a la historia que no hace demasiadas concesiones en el apartado jugable (al contrario de lo que suele ocurrir con los juegos de este corte, más experiencias interactivas que otra cosa). Con una ambientación profundamente enraizada en la historia de su Francia natal, Asobo Studio no solo ha conseguido poner definitivamente su nombre en el mapa, sino también hacerlo con un juego que, por momentos, logra que olvidemos que no es un triple A.

Sigue leyendo “Análisis: A Plague Tale Innocence”

Análisis: Star Wars Jedi Fallen Order

analisis jedi fallen order.fw

Cuando Disney adquirió Lucasfilm, sin duda no imaginaba que Star Wars iba a traer tantos quebraderos de cabeza en muchos aspectos. Tras no asumir demasiados riesgos con el Episodio VII en materia cinematográfica, se encontró con el fracaso de Solo y con la enorme división que produjo en los fans el Episodio VIII de Rian Johnson, hasta el punto de que sus planes con la licencia han sido modificados para evitar su agotamiento. No obstante, en materia de videojuegos tampoco ha estado exenta de problemas tras entregarle los derechos de forma exclusiva a Electronic Arts o cancelar proyectos prometedores como 1313. Tras un tibio e incompleto Star Wars Battlefront, su secuela se vio envuelta en una polémica por sus intrusivas lootboxes que alcanzó incluso medios generalistas (equiparándolo a un casino) y terminó transformando el panorama de la monetización en la industria. Este pobre bagaje se ve maquillado por el buen rendimiento del F2P Galaxy of Heroes o algunos otros proyectos menores en móviles, así como el buen hacer en cómics y televisión, pero sin duda Disney esperaba otra cosa.

EA particularmente ha tenido una generación errática, con el cierre de estudios, la lenta agonía de Bioware o la pérdida de lustre de franquicias estrellas como Battlefield y Mass Effect. Su insistencia en los servicios buscando la gallina de los huevos de oro a toda costa ha limitado su presencia en otros ámbitos como las experiencias para un jugador, que uno de sus directivos llegó a considerar muertas. Por eso sorprendió considerablemente que EA diese luz verde a este Jedi Fallen Order, anunciado prácticamente de casualidad en uno de sus actos, a cargo del estudio creador de Titanfall y Apex Legends, Respawn Entertainment, cuya principal carta de presentación en el campo del single player es la breve pero brillante campaña de Titanfall 2. EA se ha ganado la desconfianza de muchos, por lo que se ha ido con pies de plomo con este proyecto, más aún tras su mediocre presentación gameplay hace unos meses. Las principales esperanzas venían más por lo que se leía de él que por lo que se veía, lo cual, viendo los antecedentes de la compañía, nunca es buena señal.

Sigue leyendo “Análisis: Star Wars Jedi Fallen Order”

Análisis: Yooka-Laylee and the Impossible Lair

analisis yooka laylee.fw

El nacimiento de la compañía Playtonic fue, sin duda alguna, una esperanza para los fans de la antigua Rare, la cual hizo de los plataformas una de sus señas de identidad con Banjo Kazooie o Donkey Kong Country. A través de la plataforma Kickstarter, plantearon una obra que esencialmente trataba de rescatar ese formato de forma fiel, en la figura del camaleón Yooka y su compañera el murciélago Laylee, en un periplo por frenar al magnate Capital-B. La propuesta convenció automáticamente y logró una amplia financiación por parte de los mecenas, lanzándose al mercado cumpliendo la mayor parte de las promesas, a pesar de algunos baches en el camino. No obstante, la sombra de Rare era muy alargada, y Yooka-Laylee, sin ser realmente un mal juego, sí fue considerado por debajo de su inspiración, e incluso algo por detrás de otros plataformas 3D coetáneos como A Hat in Time.

Probablemente Playtonic fue la primera que supo en qué áreas podían mejorar o las dificultades que entraña hilar un plataformas 3D, especialmente en un contexto donde el género es prácticamente un nicho, lejos de sus días de gloria, y cuyos patrones de diseño y planteamiento pueden incluso considerarse anticuados en medio de los mundos abiertos actuales. Tal vez por este motivo, puede que por cuestiones presupuestarias o quizá simplemente por inquietudes creativas, decidieron embarcarse en la obra que hoy analizo, donde Yooka y Laylee regresan manteniendo muchas de las señas de identidad originales, pero trasladándose a un nuevo planteamiento que mezcla las plataformas 2D a lo Donkey Kong o una suerte de mapamundi de puzles al más puro estilo Zelda. De Banjo-Kazooie, la inspiración principal en este caso pasa a Nintendo, toda una maestra en el diseño jugable de este tipo de experiencias. ¿Logra Playtonic estar a la altura de las expectativas o, una vez más, se queda algo corta?

Sigue leyendo “Análisis: Yooka-Laylee and the Impossible Lair”

Análisis: Destiny Connect Tick Tock Travellers

analisis destiny connect.fw

A estas alturas, resulta evidente que los videojuegos, en general, han cambiado. De un modelo donde imperaban productos completos de lanzamiento y con duración suficiente para su contenido, hemos avanzado progresivamente hacia un paradigma donde ya no importa tanto vender la experiencia o presumir del número de copias, sino de las cifras posteriores, de cuánto se mantienen los jugadores de una obra implicados en ella el máximo número de horas posible. Los términos “mundo abierto”, “juego como servicio”, “pases”, “temporadas”…son una constante en la mayoría de experiencias. Cada vez más largas, cada vez más vastas. Y, por ende, inabarcables para segmentos de público que no tienen el mismo tiempo que tenían de pequeños, y son cada vez menos importantes o relevantes para la industria. A veces, incluso, comprometerse con un juego se parece peligrosamente a un trabajo, ese del que muchas veces buscamos evadirnos con el ocio.

En este contexto, Destiny Connect, la nueva obra procedente de Nippon Ichi Software, parece haber tomado su premisa argumental principal y aplicarla a sí mismo. Es como si este juego estuviese atrapado en el tiempo y se hubiese desarrollado en esa época más sencilla y pretérita, antes de la irrupción de la monetización, los free to play, los contadores indecentes de horas y pagos fuera del inicial, donde el jugador principal del mercado era otro. Resulta hasta chocante que algo que era enormemente común en su día ahora se reciba como una rareza, e incluso dedique algunas líneas de un análisis a destacarlo. Pero lo cierto es que es así: en un género por naturaleza extenso como el JRPG, NIS ha lanzado un producto a precio y duración contenida, dirigido a mi juicio a dos tipos muy concretos de público: a aquellos que tengan interés en introducirse en el género del rol, y para aquellos que ya lo tienen entre sus favoritos, pero carecen del tiempo para implicarse en aventuras más extensas.

Sigue leyendo “Análisis: Destiny Connect Tick Tock Travellers”

Análisis: Deliver Us The Moon

analisis deliver us the moon.fw

El espacio exterior ha sido representado de mil maneras distintas en la ciencia ficción a lo largo de los años. Desde conflictos galácticos con todo lujo de detalles y un amplio despliegue de efectos especiales, a obras focalizadas en aventuras desenfadadas con razas alienígenas creativas y en ocasiones aterradoras. Sin embargo, una parte concreta del género se focaliza en plantear el futuro de la humanidad en las estrellas desde una perspectiva más contemplativa, más realista incluso, donde se enfatiza la fragilidad de la raza humana ante lo insoldable y cuasi infinito del universo. Obras como la premiada Interstellar de Nolan o Gravity de Cuarón, así como The Martian de Ridley Scott, tienen en común una representación más vulnerable del ser humano, cómo lucha por sobrevivir en condiciones extremas, y en muchas ocasiones en una completa e incómoda soledad.

No menciono todas estas obras en vano, pues son sin duda inspiraciones directas para el juego que nos ocupa en este análisis, el cual ha tenido su propia odisea particular desde su concepción como Kickstarter hasta el producto final que ha entregado KeokeN Games en 2019. Tras conseguir recaudar su objetivo de financiación hace varios años, lo cierto es que este no es el primer lanzamiento de Deliver us The Moon, ya que fue lanzado en Steam en 2018 con el sobrenombre “Fortuna”. Sin embargo, esencialmente se trataba de un producto incompleto, ya que finalizaba en un cliffhanger que dejaba totalmente en el aire la conclusión de su prometedora historia y tiraba por tierra su prometedora premisa y planteamiento. Los creadores prometieron que sería ampliado gratuitamente, y, tiempo después, cumplieron con un lanzamiento, ahora sí, completo, pulido, y llevando a buen término las promesas que les llevaron a obtener apoyo en primer lugar.

Sigue leyendo “Análisis: Deliver Us The Moon”

Artículo: El nacimiento de Apple Arcade

ARTICULO APPLE ARCADE.fw

El panorama de la competencia en el mercado de los videojuegos está evolucionando enormemente en los últimos años. La época actual es probablemente el momento donde resulta más accesible acceder a una ingente cantidad, variedad y calidad de obras. Grandes gigantes tecnológicos como Amazon, Google o Apple están abriendo camino para entrar en una industria que ha estado durante los últimos años dominada por Sony, Nintendo y Microsoft en consolas, y por Valve en el panorama de ordenadores. Sin embargo, no conviene olvidar la existencia de otro segmento que ha ido desplazando a las portátiles y que a día de hoy es, aunque a muchos pueda sonarles extraño, el más rentable de todos, como son los juegos de móvil.

Lejos han quedado los tiempos donde jugar en móviles era tener minijuegos anecdóticos y simples para echar cinco minutos. Prácticamente todas las licencias grandes tienen su contrapartida móvil, y los juegos que dominan este mercado suelen tener dos características principales: son gratuitos, y se sostienen en base a micropagos (ya sea para avanzar en ellos o para eliminar anuncios). Un modelo de negocio enormemente lucrativo que, pese a todo, despierta muchas inquietudes éticas por las implicaciones que tiene. Si bien hay juegos que tienen un modelo balanceado y justo que no obliga a pasar por caja, la norma es encontrar que muchas obras reducen la jugabilidad a una suerte de complemento de todas las mecánicas de pagos, donde el que más invierte (ya sea tiempo o dinero, fundamentalmente desbalanceado hacia esto último) es el que gana. De este modelo, por supuesto, tomaron nota las grandes desarrolladoras, y es por ello que hoy las lootboxes, los micropagos estéticos o los parches de contenido gratuito proliferan también fuera del entorno móvil.

Sigue leyendo “Artículo: El nacimiento de Apple Arcade”

Análisis: Control

analisis control.fw

Las controversias venden. Generan interés, tráfico y polémica viral, sin importar que puedan llevarse por delante el trabajo de muchas personas o la falta de empatía que evidencia utilizar su trabajo como piñata para alimentar el de otros. Canales de vídeo que construyen discursos en base al odio, a polemizar. Páginas webs de “periodismo” que exacerban el alcance de las quejas o construyen narrativas interesadas y capciosas para ganar clicks. Foros dispuestos a ofenderse por un simple píxel al tiempo que los otros actores amplifican su mensaje. Esto no es exclusivo de los videojuegos, pero de un tiempo a esta parte, este fenómeno está siendo muy prevalente en la industria, deformando críticas, descontextualizando problemas y, en último término, llevando al gran público imágenes distorsionadas de la realidad de los juegos.

Una simple polémica, sin importar si su alcance o importancia real es como se narra, puede perjudicar enormemente a una obra a nivel comercial. En este sentido, Remedy ha cogido siempre la peor papeleta en todos los repartos, porque si a algo ha estado asociado el nombre de Control ha sido al término polémica. Previamente a su lanzamiento, siempre que el nombre de este juego aparecía era para verse envuelto en una polémica nueva. Primero fue la exclusividad en PC con la siempre cuestionada Epic Games Store, en el marco de su política de compra de exclusivas a golpe de talonario para tratar de posicionar a su cliente en el mercado a base de juegos, ya que no puede imponerse a base de ser una buena alternativa para el consumidor. Este es un debate de más amplio espectro, pero Control, como tantos otros juegos, se vio afectado por él. Por las amenazas de boicot, por las acusaciones de “vendidos”, por los vetos y por el ciclo de la controversia.

Sigue leyendo “Análisis: Control”